Tarde gris en Las Canteras

El Sol se ha asomado alguna que otra vez a lo largo del día; pero al final se ha impuesto el gris plomizo que domina estos días de “primavera”, que más bien es un invierno que no acaba de quererse ir.

Salgo ya pasados los esplendores del atardecer, con las últimas claridades que aún nos acompañarán un par de horas hasta que termine de caer la noche. Estoy tentada de ponerme los cascos, pero finalmente decido dejarme los oídos libres para escuchar el rumor del mar, que en días como este tiene un tinte casi metálico.

A los pocos pasos me encuentro con el concierto a pie de paseo que, como cada fin de semana, ofrece la Guarida del Blues. No me paro porque me agobia el gentío, pero la música me gusta. La cantante, como suele ser habitual en este tipo de grupos, tiene muy buena voz; y además, como no suele ser habitual en nuestra anglófila escena musical, tiene una buena pronunciación. Mientras me alejo, persiguen mis pasos las notas de la blues bar; esa estructura característica que reconocería en una tormenta en mitad del océano, desde que la toqué en el bajo.

Me prometo a mí misma que no voy a echar fotos, y que si las echo no voy a subirlas a las redes sociales. Pero el abanico de grises que se agita entre el mar y el cielo me inunda las gafas sucias, y no puedo resistirme a parar junto a la barandilla y disparar con el móvil a izquierda y derecha. Y sí, subo una foto a Facebook y a Twitter. Así somos, homo teloenseñensis, nos encanta mostrar pedacitos de nuestra vida a los demás.

Guilty as charged

Guilty as charged

Con un par de gotitas en el móvil llego a la antigua Reinatta Bakery, reconvertida con el mismo local, distinto letrero y una extraña oferta que mezcla dulce y salado, en Cumbres Canarias. Por suerte, han mantenido las natas o pastéis de Belem; aunque no sé si es el cambio de identidad del lugar o la melancolía del ambiente, que no me sabe igual. Eso sí, me sigue pareciendo maravilloso que a alguien, vaya usted a saber por qué, se le haya ocurrido ponerse a servir estos pastelitos portugueses en mitad de Las Palmas.

Mientras sorbo el café y doy mordisquitos doloridos a la nata (cómo quema la crema pastelera cuando está demasiado caliente), a ratos miro por el ventanal, y a ratos consulto en Twitter cómo van las Marchas de la Dignidad en Madrid. Veo pasar a uno de esos seres a los que tanto admiro, los corredores que van a toda pastilla por el paseo con su manga corta y sus pantalones cortos, llueva, truene, o haga una ventolera de mil demonios. Ya he salido del local y todavía estoy asombrada de cómo en Madrid hay miles, dicen que millones de almas clamando por una dignidad que nunca llegará a oídos de quien debería; mientras en la avenida nos movemos, casi atontados, entre una apatía cenicienta y las prisas obligadas del frío. La marcha multitudinaria de mi tierra se me antoja otro mundo, otro universo paralelo que veo a través de la ventana de mi tarifa de datos.

No sé muy bien hasta dónde caminar. No me apetece ir hasta La Isleta, pero tampoco quiero darme la vuelta tan pronto. Las gotitas cada vez más frecuentes me detienen a la altura de El Gallo Feliz. Me siento un momento, el chispeo que cada vez es más insistente me hace levantar enseguida. Normalmente me gusta caminar bajo la lluvia, pero en este sábado perezoso no me apetece nada mojarme. Vuelvo sobre mis pasos, en Playa Chica me cautiva la luz del Auditorio al fondo y echo otra foto.

Clickety-click

Clickety-click

Unos pasos más, y ya voy pensando en las primeras palabras de este texto. Homo teloenseñensis, ciertamente. Y también, que no quiero olvidar el estado inspirado del paseo de esta tarde, bajo los cielos grises y ventosos de Las Canteras. Quiero dejarla registrada en este, mi diario de experiencias online anti-olvido. Porque como dije en el primer post, a veces las imágenes no son suficientes.

Y aquí estoy.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s