Cinco palabras fatídicas: “Creo que es por aquí”

Llegada a Cruz de Tejeda

Siempre llega ese momento crucial en la vida de una persona, en la que se encuentra metida en un coche, en una zona que no conoce muy bien. Está en un cruce de caminos, uno que va a la izquierda y otro a la derecha, y no sabe muy bien qué camino debe tomar para volver a casa. En un intento de alcanzar la orientación divina, esa persona se deja llevar por sus aguzados instintos conductores y hace una elección: “Creo que es por aquí.” El resto de los ocupantes tampoco lo tienen muy claro, así que se limitan a musitar: “Hm-mm.”

Varias horas y muchas vueltas después, los intrépidos viajeros llegan a su destino.

Este momento decisivo en la vida de cualquier adulto lo viví junto con dos amigas, un fin de semana que me recogieron de paquete en su coche para ir al mercado de San Mateo. Después de comprar unas verduras con un olor que daba gloria (aunque nos parezca mentira porque las de supermercado son insípidas e inodoras, sí, las frutas y las verduras huelen estupendamente), decidimos coger fuerzas con un bocadillo de chorizo de Teror. Por cierto, lo que es tener creatividad empresarial: en el mercado de Teror el puesto del pan está justo enfrente del de chorizo, y en este último te hacen los bocatas con el pan que compraste enfrente.

Mercado de San Mateo – TripAdvisor

Con la idea de ir a comer a algún sitio chulo después de las compras, traíamos preparados de casa bocatas y provisiones diversas. Así que después de dar un par de vueltas por San Mateo, fuimos rodando tranquilamente hasta llegar a la Cruz de Tejeda. Estuvimos dando unas vueltas por los alrededores del Parador, disfrutando del paisaje y esquivando los vendedores del mercadillo; espero que fueran así de agresivos por costumbre y no por escasez de visitantes, aunque no me gusta que me aborden así, también me da mucha pena que desaparezcan los oficios tradicionales. Y nos dieron queso para probar, oyes.

Alguien dijo una vez que en Gran Canaria no hay mar de nubes...Yo tuve uno de mis momentos melancólico-emotivos, cuando vi que al final del mercado había un señor mayor con un burro. Como mucha gente que me conoce sabe y mis amigas aprendieron en ese momento, mi abuelo trabajó toda su infancia y su juventud en los montes de Jaén, con la única compañía de su padre y su burro. Él les tenía un cariño especial a estos animales, y por extensión yo también, ya que los tengo completamente asociados a mi abuelo y a las historias que me han contado mis familiares. El hombre de Tejeda me ofreció darme un paseo en el burro, y estuve a un pelo de aceptar; pero me pudo el sentido común al valorar lo que pretendería cobrarme.

Estuvimos admirando los gallos y gallinas que andaban por allí (sueltas y a su libre albedrío, menuda tentación… pero las miradas de los lugareños nos dieron a entender que no era buena idea) Y como no sabíamos muy bien dónde sentarnos a comer, tuvimos la feliz idea de buscar un sitio en el monte cercano. Feliz idea que habían tenido otras tantas personas, porque en la parte más pegada al pueblo ya había bastantes personas domingueando. Espabiladas y energéticas nosotras, decidimos subir un poco para encontrar un sitio más tranquilo. La exploración no duró más de 10 minutos de infarto en los que casi echamos los higadillos (¿¡es que no hay un desnivel normal en estas islas!?), pero mereció la pena, porque encontramos un muy buen sitio donde comimos disfrutando de vistas en este plan:

Almuerzo con vistas 2

Disfrutamos tranquilamente del momento, del día y de las vistas; y, de paso, nos recuperamos del momento ciclogénesis cardiovascular. Luego iniciamos la bajada, tan dura como la subida y con la emoción añadida de rompernos la crisma. Cuando volvimos al punto de partida casi besamos el suelo como Almudena Cid el tapiz en su retirada, pero de verdad que mereció la pena a cambio del buen rato en la comida.

En este momento nos pareció escuchar una musiquilla como de peli de suspense, de esas que suenan momentos antes de que llegue un momento importante o un giro en la trama. Pero no le prestamos mucha atención, relajadas y recién comidas como estábamos. no fuimos conscientes de que se acercaba el momento. Y el momento se produjo. Nos montamos en el coche, arrancamos y…

Creo que es por aquí.

En nuestro descargo, diré que tardamos relativamente poco en darnos cuenta de que habíamos elegido la opción incorrecta. Y lo mejor fue que, ya que estábamos en el camino y no teníamos ninguna prisa, nos dispusimos a disfrutar de lo que el camino tuviera que ofrecer. Que siempre es mucho, teniendo la fortuna que tenemos de vivir en unas islas que si destacan en algo, es en sus paisajes espectaculares.

...ni pizquita, vamos...

Al final el trayecto tuvo bastante de mágico, entre las vistas y la buena conversación. El instinto de nuestra conductora nos guió por carreteras que en principio eran desconocidas, hasta que volvimos a territorio cartografiado y finalmente de vuelta a la civilización vía Teror. Una vez allí, enfilamos hacia Las Palmas, donde me dejaron de vuelta en el hogar con mis pimientos fragantes y el buen recuerdo de un viaje improvisado que al final resultó muy agradable.

Así que tengo que darle las gracias a mis dos amigas por convertir un momento fatídico en una bonita experiencia, y dejarme disfrutarlo de paquetillo en su coche. He intentado reconstruir como he podido el trayecto aproximado que hicimos:

Kilómetro arriba, kilómetro abajo.

Kilómetro arriba, kilómetro abajo.

Album en Flickr de la Cruz de Tejeda y alrededores aquí.

Anuncios

2 Respuestas a “Cinco palabras fatídicas: “Creo que es por aquí”

  1. Hola, aquí una de tus amigas que te llevaron de “paquetillo”, jejeje, gracias por este post, es un buen regalo después de aquel precioso día, la verdad es que cuando una se “pierde”, descubre muchas cosas que no se ven por los caminos habituales…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s