Londres navideño (día 2)

Yo tengo una teoría: los edredones nórdicos en realidad son una especie biológica con una gran capacidad de adaptación, que tienen la habilidad de abrigar más cuanto más frío hace. El que nos habían puesto en nuestro bed & breakfast además era de la variedad “nube de algodón”, subespecie “abrazos mimosos”, lo cual quiere decir que te cubría como una nube y te envolvía en un calorcito golosón. A pesar de ello, madrugamos como unos valientes para aprovechar el día. Salir de la cama fue realmente doloroso, pero hemos superado situaciones peores, soldado.

Después de desayunar como unos cerdos, comiendo todo lo que nos habían dejado a mano los dueños, salimos y fuimos hasta la zona de Westminster repitiendo el paseo del día anterior. Se veía todo tan bonito bajo el sol de aquellas primeras horas de la mañana, que por una vez me olvidé de la cámara de fotos y me dediqué a disfrutar de las vistas. Eso sí, en cuanto apareció la silueta del Parlamento en lontananza me volvió el frenesí fotográfico.

Qué apañaos son los ingleses, te ponen una tienda detrás de Westminster y les queda hasta bien.

Esta vez no seguimos la orilla del Támesis, sino que nos dirigimos a St. James Park. Llegados a este punto, tengo que decir que los parques de Londres quizás no sean tan grandes o espectaculares como otros, pero son los más bonitos que he visto en mi vida. St. James es mucho menos conocido que Hyde Park pero infinitamente más bonito. De hecho, yo diría que es el Parque de los Parques.

Además, St. James cuenta con un bonus: las ardillas amaestradas. O mejor dicho, las ardillas que son más listas que el hambre, y como saben que la gente les da comida se acercan a todo el que pasa. Eso sí, si las llamas y resulta que no tienes nada, enseguida te dan la espalda con desprecio mientras te hacen un cortecillo de mangas con sus patitas peludas. Yo me volví loca mirando y llamando a toda ardilla que veía, y pude comprobar hasta dónde llega el amor de mi cónyujo: hay que querer mucho a una persona para pasarse minutos y minutos esperando a que termine de echarle piropos a las ardillas, sin amenazar con terminar la relación o acabar con su vida. Ah, el amor.

¡Qué bonico es!

Somos unos grandes paseadores, y sobre todo nos encanta pasear por parques grandes con mucho verde. Y aprovechando que estábamos en Londres y de eso tienen a porrillo, decidimos darnos una sobredosis de parque. Así que recorrimos todo St. James y atravesamos Green Park hasta llegar a Hyde Park. Estaba un poco deslucido porque en Londres no se deben estilar los árboles de hoja perenne, y estaban todos peladitos. El césped, eso sí, seguía siendo una alfombra verde que daba gusto pisarla. Como el día era soleado, había bastante gente, y siguiendo a algunas personas que parecían tener un objetivo llegamos a lo que vemos en la imagen de la derecha: ¡una feria navideña! Había varios puestos del mismo estilo que habíamos visto el día anterior junto al Támesis. Y como para los ingleses las Navidades son decididamente alemanas, nos compramos unos pretzels que nos supieron a gloria.

Seguimos hasta Kensington Gardens, donde yo pude disfrutar y echar fotos a mi antojo, ya que la vez anterior que estuve en Londres los vi muy de pasada. Los recorrimos hasta salir por Bayswater Road, que es una calle que bordea tanto Kensington Gardens como Hyde Park y llega hasta Oxford Street. Lo que nos encontramos al llegar allí nos confirmó que el verdadero espíritu de la Navidad reside en Londres, y no en los mercadillos de Europa del Este.

Además de la iluminación y los adornos en las tiendas y en la propia calle, a partir de cierto punto el tráfico estaba cortado y había un montón de gente; pero no todos estaban paseando: había gente disfrazada, gente pidiendo dinero para obras benéficas, otros cantando villancicos… el ambiente era tan animado y tan puramente navideño, la gente estaba tan alegre y tranquila disfrutando, que todavía cuando lo recuerdo se me ponen los pelos de punta.

Como Peter Pan me sentí paseando por Oxford Street.

El espectáculo discurría por toda la calle y también por Regent Street, por donde bajamos para regresar al b&b. La cosa fue tan mágica, que llegamos a ver a dos señores vestidos de traje y sombrero de copa, montados en los míticos velocípedos de una rueda enorme y la otra pequeña.

Ya por la tarde, volvimos a recuperar la ruta Tate-Parlamento-noria horrorosa. Aunque yo tenía muchas ganas de volver a ver el Puente de la Torre, que tiene un significado especial para mí, la caminata de la mañana nos había dejado tan exhaustos que cruzamos uno de los puentes anteriores para ir al centro.

En Londres en invierno el sol se pone sobre las 3 de la tarde (ouch!), así que ya con la noche encima seguimos dando vueltas hasta llegar sin saber muy bien cómo al Mercado de Covent Garden. Yo no lo conocía y me quedé prendada, en primer lugar por sus estructuras de acero tan inglesas, y sus puestos tan bohemios y cuidados al mismo tiempo. Además, tenía una decoración navideña preciosa por todos los lados, en la que no habían escatimado en luces. Tuvimos la suerte de además asistir al final de un concierto que estaba dando un cuarteto de cuerda allí en medio del mercado, completamente gratis; únicamente te pedían que si te había gustado, les comprases su disco que te vendían allí. Nosotros no pudimos porque andábamos bastante pelados de pasta, pero desde luego nos quedamos con las ganas.

Para mí Londres es una ciudad muy especial por muchos motivos, pero me fui de allí con la certeza de que entre sus muchos encantos, puede presumir de contar con el ambiente navideño más mágico y omnipresente que he vivido nunca.

Album de Londres navideño en Flickr aquí.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s