Londres navideño (día 1)

Las Navidades deben ser una de las fiestas más controvertidas, junto con Halloween. Todo el mundo tiene una opinión sobre ellas, si le gustan o no, y por qué. En mi caso, formo parte de la minoría a la que todavía le encantan las Navidades, ya que me ha tocado vivir una época en la que todo el mundo las odia o le ponen triste. O quizá más que la época, sea la edad. Ya no soy niña ni adolescente, lo cual quiere decir que la gente de mi alrededor tampoco lo es, y ya no tienen el aliciente de no saber quiénes son los Reyes o de tener días extra para salir de fiesta.

En cualquier caso, lo que es innegable es que las ciudades se ponen muy bonitas en Navidad, especialmente las grandes ciudades donde los adornos son más espectaculares y además acompañan a monumentos o calles carismáticas. Hay muchas ciudades europeas donde lo de ir en época navideña se ha convertido prácticamente en atractivo turístico, sobre todo las que tienen mercadillos tradicionales. Nosotros hemos hecho propósito de ver la mayoría de esas ciudades en esa época, y decidimos empezar por Londres. No es de las más famosas por su ambiente navideño, como puede ser Berlín, pero sí una ciudad muy especial para los dos que ya habíamos visitado por separado. Y qué mejor manera de experimentarla juntos por primera vez que durante unas fiestas que también nos gustan a los dos. Además, podríamos aprovechar que en el resto de Europa la ambientación navideña empieza mucho antes para evitar ir en las fechas más señaladas. Así que allá por el mes de Septiembre de 2008 empezamos a planear el viaje, por aquello de evitar tener que alquilar el hígado para poder pagar la estancia, y sobre todo los vuelos.

Desde la época en la que tomaba té cada día y soñaba con la Ciudadanía Británica, tenía claro que antes de morirme tenía que quedarme una vez como mínimo en un Bed & Breakfast. Yo conocía aquel invento por una guía de Londres que había hecho que me compraran me regalaron años antes de pisarlo por primera vez. No sabía si era bueno o malo, sólo que si era algo tan típico inglés yo tenía que probarlo. Me pareció que para nuestro viaje nos vendría de perlas, así que me puse a buscar por el hinternecs y encontré uno muy apañao y que además parecía muy bien situado.

Hicimos las gestiones oportunas, pasaron los meses, y una tarde de primeros de Diciembre llegamos a la estación Victoria. Yo como una niña con zapatos nuevos, que no cabía en mí de gozo regresando al fin al Londres de mis amores. La casa de nuestro bed & breakfast estaba en Ponsonby Place (me encantan los nombres ingleses para las calles, y para las casas y para todo… ejem), lo suficientemente cerca de Victoria como para ir andando. El trayecto se hizo interminable por el frío que hacía y el hambre que llevábamos, y casi nos perdemos para encontrar la calle. Pero Miss Planos (o sea, yo) solventó la papeleta, y pronto nos encontramos llamando a la puerta de nuestra anfitriona.

Recomiendo muy mucho a cualquiera que vaya a Londres el bed & breakfast en la casa de esta mujer; bueno, de ella, de su marido, y de sus dos niñas con su pelo rubio y sus ojos azules como mandan los cánones. El sitio es una especie de semisótano situado justo debajo de la casa, con una entrada independiente a través de unas escaleritas de hierro. Como tiene un ventanal en la parte que da al exterior, es bastante luminoso. En el interior te encuentras una pequeña entradita, la habitación principal con su mesa y su tele plana en la pared, una mini-cocina y un baño bien hermoso. Vamos, que en conjunto, era casi tan grande como nuestro peque-apartamento de Madrid. Y el radiador, bendito radiador. Después del paseo con el frío castigador de Londres, no me enganché en el radiador como un koala porque estaba la buena mujer enseñándonos el lugar.

Aunque la nevera estaba llena de cosas, nos apetecía algo caliente así que salimos a aprovechar lo que nos quedaba de día (o más bien, de noche) Paseamos por la ribera del Támesis, pasando por delante de la Tate Britain y descubrimos dos cosas: yo, que la antigua Tate Gallery ahora es el concepto Tate y tiene un montón de sucursales, y los dos, que el edificio es mucho más resultón de noche que de día.

Aporto pruebas de la acusación

Una vez llegamos al Puente de Westminster, lo cruzamos. Y nos llevamos la agradable sorpresa de comprobar que toda la ribera derecha, desde el Puente de Westminster hasta el de la Torre, estaba llena de casetas navideñas. Muchas eran para vender adornos, abalorios, y demás, y había otras tantas de comida. Lo extraño eran que eran todas de madera, estilo nórdico-alemán, y de hecho muchas de ellas anunciaban comida típica alemana. Nuestra cena consistió en unas salchichas que un muchacho blanquecino anunciaba a voz en grito “BRATWURST!!”, para añadir en inglés con acento alemán que eran las últimas que le quedaban. También tomamos unos chocolantes calientes, y aquí mi cónyujo se lució pidiéndolos con un acento que ya quisieran los locutores de la BBC de los años 80.

Los puestos ya estaban cerrando y nosotros estábamos muy cansados, así que volvimos por donde habíamos venido, deglutiendo nuestras muy navideñas salchichas alemanas. Aún no sabíamos por qué tanta alemanidad en la Navidad londinense, pero lo averiguaríamos al día siguiente. Como hecho a destacar, cuando fui a Londres la primera vez todavía no habían terminado de construir una especie de noria horrorosa que luego resultó ser el London Eye. Aquel día pude comprobar mi teoría de que, efectivamente, aquello era una noria horrorosa. Y que no pasaría nada si la volvieran a desmontar y se la llevaran a la feria de la siguiente ciudad.

Anuncios

3 Respuestas a “Londres navideño (día 1)

  1. Pingback: Remix Halloween/Todos los Santos 2010 | Los Viajes de la Mir·

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s